mama tuberosa

La mama tuberosa es una malformación congénita, no hereditaria necesariamente pero si con cierta tendencia al agrupamiento familiar. Es una anomalía de nacimiento como son por ejemplo el labio leporino, el paladar hendido, la sindactilia, etc. En una misma familia puede haber una sola mujer con mamas tuberosas, o bien padecerlo varias. A pesar de ser una malformación de nacimiento, debido a sus particularidades y a que afecta a un órgano que no se desarrolla hasta la pubertad, no se puede saber si una niña lo va a padecer hasta que no inicia su vida reproductiva.

Se trataría por lo tanto de una malformación que se manifiesta como una anomalía del desarrollo. Funcionalmente la mama tuberosa tiene perfecta capacidad para amamantar hijos, y no tiene mayor incidencia de enfermedades del pecho o tumores.

Los Mejores Candidatos

Mujeres cuya mama presenta esta malformación. Se trata de una malformación congénita de la mama donde aparece una defectuosa expansión del tejido mamario durante el desarrollo puberal debido a la aparición de una rigidez excesiva o anillo constrictor alrededor de la mama.

A medida que va creciendo la glándula, tiene tendencia a herniarse en las zonas de menor resistencia que es la piel fina de la areola-pezón. Por este motivo el aspecto característico es el de una mama poco desarrollada (aunque en ocasiones pueden ser grandes), con areolas grandes y herniación de la glándula a través de ellas ; el surco submamarios está elevado y es estrecho.

También se denominan mamas caprinas o mamas tubulares.

Proceso Quirúrgico

La corrección consiste en liberar la glándula mamaria de este anillo constrictor, mejorar la forma de la glándula, bajar el surco submamario y reducir el tamaño de la areola. Para conseguir mejores resultados, en la mayoría de casos, se utilizan prótesis anatómicas que aportan mayor proyección y forma al polo inferior mamario.

Se suele utilizar anestesia general. La cirugía dura entre una y tres horas y el alta hospitalaria es al día siguiente de la intervención.

Postoperatorio inmediato

Tras la cirugía se puede hacer vida casi normal a las 48-72 horas. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita. Los resultados son permanentes.

Quiero Pedir una Cita

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto (requerido)

Mensaje