liposuccionComo ya empezamos hablando anteriormente sobre la liposucción queremos seguir ofreciéndoos información sobre este tipo de tratamiento médico en el que podéis descubrir las múltiples técnicas que se realizan además de otros tratamientos que en determinados casos son más adecuados que la propia liposucción.

De hecho, muchos pacientes acuden a un centro de estética en Zaragoza con la intención de realizarse una liposucción, pero lo cierto es que con el asesoramiento adecuado es posible que sea más pertinente realizar otros tratamientos como los que os explicamos a continuación:

– Lifting: recomendado para la intervención de la cara interna de los muslos, las nalgas y el cuello, ya que a veces es más recomendable un levantamiento que la liposucción propiamente dicha. Si la intervención es para eliminar el acúmulo de grasa lo más recomendable es la liposucción, que nos hará más delgados, pero si lo que queremos es tensar las zonas caídas y parecer más jóvenes entonces la intervención adecuada es el lifting.
– Abdominoplastia ( Tummy Tuck ) : con la liposucción podemos tratar el acúmulo de grasa en el abdomen si se dispone de un tono de piel adecuado, pero en el caso de pacientes con la zona abdominal además de globulosa también caída, como ocurre después de un parto, lo mejor es realizar una abdominoplastia.
El tratamiento del de la zona abdominal también conocida como barriga, depende del estado en el que se encuentre el tono de piel, de la presencia o no de estrías y del volumen de grasa acumulado.

¿En qué consiste la liposucción?

La liposucción, es un tratamiento muy popular entre los pacientes que acuden a un centro de cirugía estética en Zaragoza, ya que se asocia directamente con la pérdida de peso y con la eliminación de grasa.

Por ello desde nuestro centro queremos explicaros detalladamente en qué consiste este tratamiento estético.

Fases de la liposucción

La liposucción tradicional se realiza a través de pequeñas incisiones en las zonas que es necesario actuar. Siempre se busca realizarlas de manera que queden ocultas o poco visibles como es el caso del vello púbico, zona interna del ombligo y en los casos que no es posible ocultarlas como en la intervención de las cartucheras, por ejemplo, son incisiones tan pequeñas que es posible que no se perciban cuando cicatrizan adecuadamente.

A continuación os explicamos todo lo que implica someterse a una liposucción, independientemente de la zona que sea tratada:

  • Intervención. El cirujano realiza las marcas del área a succionar para posteriormente, en el quirófano, realizar pequeñas incisiones para inyectar un líquido tumescente en la grasa y proceder a su succión. Posteriormente, realizará la sutura de las incisiones realizadas.
  •  Ropa de liposucción. Después de someterse a una intervención de estas características es importante conseguir los máximos resultados, por ello los pacientes deben llevar, durante un mes y las 24 horas del día, prendas que proporcionan presión y apoyo en las zonas operadas ayudando a que la piel se adapte al nuevo perfil. Estas prendas oscilan entre los 50 y 100€ y se adaptan a la zona intervenida. Los pacientes solo pueden quitarse estos elementos de apoyo para ducharse, para lo que requerirán ayuda tanto para quitarse la prenda como para volverla a colocar.
  • Volumen de grasa eliminado. Durante la liposucción se realiza la succión de grasa y fluido tumescente. El cirujano plástico sabe que debe parar la succión del fluido graso en función del volumen y la apariencia del área intervenida. Los volúmenes habituales que se eliminan en cada área son: cuello 25-100 ml, abdomen 150-2,500 ml, cadera (cada una) 200-2000 ml, muslo cara externa (cada uno) 300-2000 ml, muslo cara interna (cada uno) 150-800 ml, frente del muslo (cada uno) 200-1200 ml, rodilla (cada una) 50-100 ml.

A pesar de que estos volúmenes son los más frecuentes, en algunos casos concretos es posible que las pacientes se puedan someter a liposucciones de gran volumen.

¿Qué son las liposucciones de gran volumen?

Este tipo de intervenciones son las que se realizan a pacientes que tienen depósitos grasos muy marcados en los que es posible realizar liposucciones donde el volumen de grasa eliminado sea de 5000 ml o superior.

En ocasiones los especialistas estéticos no las realizan porque conlleva un proceso más largo de recuperación, debido a que es necesario retirar una mayor cantidad de líquido tumescente y por tanto hay una mayor pérdida de sangre.

Lo cierto es que en centros de estética en Zaragoza especializados y adecuadamente acreditados estas intervenciones pueden realizarse ya que se monitoriza a la paciente después de la intervención y se le recomienda mantenerse en el hospital al menos una noche después de la cirugía.

No hay que olvidar que someterse a una intervención sea del tipo que sea conlleva algunos riesgos de los cuales también es necesario hablar. Por ello os planteamos algunas complicaciones que podrían producirse cuando alguien se somete a este tipo de intervención:

  • Embolia grasa. Menos del 0,1% de los pacientes sometidos a liposucción pueden presentar este inconveniente. Se debe a que durante la intervención los lóbulos de grasa pequeños pueden migrar a los vasos sanguíneos formando masas de grasa más grandes que si llegan a viajar a los pulmones, pueden ocasionar problemas respiratorios. Si se detecta esta complicación es necesaria la hospitalización y oxígeno suplementario para tratarla.
  • TPV o Trombosis Venosa Profunda. Se trata de un coágulo de sangre en las venas profundas de los muslos. Este puede viajar a través de los vasos sanguíneos y llegar a alojarse en los pulmones provocando algunos problemas respiratorios. Esta complicación se puede producir especialmente en aquellos pacientes que toman píldoras anticonceptivas, tienen sobrepeso o permanecen con una vida sedentaria después de la intervención.
  • Irregularidades y hoyuelos. El objetivo de la liposucción es conseguir contornos del cuerpo simétricos y suaves. Pero al someterse a esta intervención, aunque se realice correctamente, es posible que aparezcan hoyuelos y depresiones. Estos hoyuelos pueden corregirse posteriormente con una inyección de grasa.
  • Hiperpigmentación. Después de someterse a una intervención de este tipo es posible que la piel pueda volverse temporal o permanentemente más oscura en el área tratada. En caso de producirse esta anomalía puede mejorar espontáneamente entre los 3 y 12 meses posteriores a la intervención. O en su defecto el propio cirujano le prescribirá cremas tópicas que contienen hidroquinona que aceleran el proceso de resolución de este cambio de color en la piel.

En definitiva, las diferentes técnicas existentes para la eliminación de grasa, entre las que se encuentra la liposucción pueden obtener los resultados esperados por el paciente. Lo más recomendable es ponerse en manos de cirujanos plásticos experimentados y seguir sus indicaciones al pie de la letra.

En caso de estar pensando en someterte a este tipo de tratamiento desde nuestro centro de cirugía estética en Zaragoza os invitamos a que nos visitéis y nos realicéis las consultas correspondientes. Estaremos encantados en asesoraros y recomendaros el mejor tratamiento para vuestro caso en concreto, ya que ofrecemos y realizamos siempre tratamientos personalizados.